La pérdida de audición provoca cambios en el cerebro y la forma de relacionarnos con nuestros sentidos.

Investigadores estadounidenses han probado que el cerebro se reorganiza cuando la audición falla. El cerebro cambia incluso con la mínima pérdida de audición.

Usando escáneres, los investigadores de la Universidad de Colorado Boulder (EE.UU.) han hallado que el cerebro cambia si se produce una pérdida de audición.

La investigación fue realizada por la catedrática Anu Sharma, del Departamento de Habla, Lenguaje y Ciencias de la Audición en el Centro de Ciencia Cognitiva para la Neurociencia de la Universidad de Colorado Boulder, entre otros.

Escáneres del cerebro

Los investigadores han realizado escáneres del cerebro de personas con pérdida de audición leve. La investigación mostró que incluso después de tres meses con una pérdida de audición leve, el cerebro empieza a reorganizarse. Incluso con una pérdida de audición leve, los sentidos de la vista y el oído empiezan a tomar las riendas.

“Incluso en esta fase, la reorganización está ocurriendo. Podemos ver que cuanto peor es la compresión oral, más toman las riendas los otros sentidos. Es algo que da que pensar, ya que muchos presentan signos de una audición reducida alrededor de los 40 años”, dijo la catedrática Anu Sharma a Hørelsen, la revista de la asociación danesa para personas con problemas de audición, Høreforeningen.

El cerebro es plástico

Según Anu Sharma, el cerebro es plástico y es sabido que a partir de una sordera, el área auditiva utiliza otros sentidos.

Los investigadores pudieron ver en sus estudios que el lóbulo central del cerebro tiene que trabajar duro cuando las personas con pérdida de audición oyen sonidos.

Usando recursos para oír

“Incluso cuando los participantes no tenían nada que hacer excepto escuchar sonidos, se podía ver que el lóbulo frontal, donde se encuentra la memoria, estaba activado. Incluso las personas con pérdida de audición leve tienen que hacer un esfuerzo, están concentrados continuamente y se cansan. Hay una carga cognitiva constante y se usan muchos recursos”, dice la catedrática Anu Sharma a la revista Hørelsen.

Los audífonos pueden ser de ayuda

La catedrática Anu Sharma comentó a la revista que un estudio menor ha mostrado que el uso de audífonos durante 30 días puede cambiar el cerebro y hacer que se asimile al de una persona con audición normal. Sin embargo, el estudio subraya que es importante que los audífonos se adapten bien y se usen todo el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *