Un post interesante, Cómo mejorar tu capacidad auditiva.

La pérdida de la audición es un problema común cuando las personas van envejeciendo, pero puede suceder a cualquier edad si maltratas tus oídos o no los limpias, ni los mantienes de manera apropiada. Las dos categorías principales de la pérdida auditiva son la neurosensorial y la conductiva. La pérdida auditiva neurosensorial (PANS) es la más frecuente y es en la que se daña el órgano sensorial interno (cóclea) o los nervios que conectan el oído interno con el cerebro.[1] La mayor parte del tiempo, la PANS no se puede corregir, aunque los audífonos y los implantes cocleares pueden ser beneficiosos. Por otro lado, la pérdida auditiva conductiva (CHL, por sus siglas en inglés) ocurre cuando se bloquea parcialmente las ondas sonoras en su viaje hacia los pequeños huesos del oído medio (osículos).[2] La buena noticia es que usualmente la CHL puede corregirse.

1.- Ve al doctor para discutir tu problema de audición. Si has notado una disminución o un cambio en tu audición, programa una cita con un profesional de la salud para que pueda examinar tus oídos con el fin de descubrir cualquier anormalidad evidente y hacerte preguntas pertinentes sobre tu historia y estilo de vida. La mayoría de los problemas que afectan de manera negativa la audición son benignos y reversibles, así que no tengas miedo de buscar una opinión profesional.

  • No intentes diagnosticarte tú mismo, ni dejes que un amigo o un familiar que no tiene la formación adecuada ausculte tus oídos.
  • El profesional de la salud que te atienda podría derivarte a un especialista del oído para que te examine con mayor profundidad.

2.- Ve a un especialista para que te haga una prueba de audición. Un especialista del oído (llamado otorrinolaringólogo) o audiólogo puede llevar a cabo un examen de oídos más profundo que incluya una prueba de audición o audiometría, que evalúa la capacidad para que el sonido llegue a tu cerebro. Este es un examen relativamente rápido que no causa dolor y que es vital para saber si tu problema de audición es permanente o no.

  • El otorrinolaringólogo te dirá si tu problema está relacionada a la pérdida auditiva neurosensorial o conductiva.

3.- Entiende tu diagnóstico y las opciones de tratamiento que tienes. Asegúrate de que el doctor te explique el diagnóstico claramente y te proporcione varias opciones de tratamiento. Si tu problema es la PANS, el tratamiento tendrá que conducirlo un otorrinolaringólogo. Sin embargo, si tu condición es la CHL, entonces tendrás muchas más opciones de tratamientos, entre los que, dependiendo de la causa, podría incluirse algunos remedios caseros sencillos y seguros.

  • Si investigas acerca de la pérdida auditiva en el Internet, tendrás una idea de los tratamientos posibles, especialmente para la CHL, pero siempre busca en sitios médicos de buena reputación.

Puedes leer el post completo en la web de WikiHow: http://es.wikihow.com/mejorar-tu-capacidad-auditiva