La perdida de audición siempre ha sido un tema preocupante para los músicos.

La perdida de audición es todo un problema para aquel que depende de su oído y su capacidad auditiva en su trabajo, en su talento, o si ambos coinciden significaría un cambio de vida radical, perder esta capacidad seria lo último que le gustaría que le pasara a un o una profesional de la música en su vida.

Esto nos lo cuentan muy bien en este estupendo blog que hemos encontrado “https://melodiasdeseduccion.wordpress.com“, donde nos cuentan que durante toda la historia de la música siempre han habido problemas auditivos que han afectado incluso cambiado la vida de muchos profesionales de la música.

Podéis leer un fragmento de la misma a continuación, donde termina con una interesante reflexión, que nos a parecido muy conveniente para protegernos de una agresión auditiva.

“El silencio es el ruido más fuerte, quizá el más fuerte de todos los ruidos.”

Miles Davis

Hace un par de meses, esperábamos un amigo y yo ver tocar a un grupo de auténtico Rock n´Roll, llamado The Boo Devils en Málaga. Nos encontrábamos fuera del local y los componentes del grupo salieron a fumarse un cigarrillo. Fue curioso (nunca me había fijado en este detalle), de que todos llevaban tapones en los oídos. Al preguntarles por los tapones, ellos me respondieron que era lo mejor que habían hecho, que ante tanto ruido, evitaban problemas auditivos y que para nada les afectaba a la hora de tocar, al contrario, al acabar los conciertos podían seguir en la sala sin que nada les afectara a su escucha. Acabaron poniendo patas arriba al local.

Revisando un poco sobre artistas relacionados con la música, descubro una lista de cantantes, componentes y compositores que sufren o han sufrido problemas auditivos. Algunos, ya fallecidos, otros que por su salud se han tenido que retirar y otros, que han tenido que verse obligados a cuidar sus oídos para seguir con sus carreras musicales.

El pasado 26 de Abril, se conmemoraba el Día Internacional de la Concienciación Sobre el Ruido. Una de las noticias destacadas del día, la daba la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL – CCC) avisando, de la exposición de manera continua, de cerca de la mitad de los jóvenes ( de 12 a 35 años de edad) a niveles de ruido perjudiciales para su salud.

Los jóvenes de ahora (y los no tan jóvenes también) escuchan por sus auriculares la música de sus móviles o reproductores de música durante mucho tiempo seguido y muchas veces por encima del volumen recomendado. Y no solo eso, en las salas de música en vivo, conciertos, discotecas, bares etc etc, los decibelios pueden llegar a estar por encima de lo que puede soportar el oído humano. De hecho, si se superan los 100 decibelios (la ley permite en las discotecas superar los 90 dB y como máximo de 105 a 110 decibelios) existe la posibilidad de pérdida inmediata de la audición. Muchos, han llegado a salir de un local o concierto con cierta pérdida auditiva o con un pitido continuo. La advertencia por parte de los médicos es que si escuchamos música a 100 dB no deberíamos de hacerlo más de 15 minutos al día y si lo hacemos a 110 dB solo un minuto, si, 60 segundos como máximo al día.

Los expertos, recomiendan 60 x 60. Es decir, 60 minutos al 60% del volumen. Otro dato curioso, es que la pérdida auditiva asociada a la edad, antes se daba en personas a partir de los 60 años, y ahora estos pacientes comienzan a partir de los 40 años.

Después de informarme y escribir este articulo, no dejaré de asistir a un concierto o festival sin tapones especializados para ello.

Podéis leer el artículo completo en el siguiente enlace: https://melodiasdeseduccion.wordpress.com/2017/06/16/musicos-con-problemas-auditivos/

Es posible que necesites un audífono para solventar esas perdidas que bien pueden ser provocadas por la edad, el trabajo, o muchas otras causas.

No lo pienses más y acude a nuestro gabinete en la calle Navas 34 de Alicante, o llama para consultar al teléfono, 966 17 77 81.

Además le haremos un regalo de bienvenida, y si lo necesita un presupuesto a medida.